Prevención

 

El sentido de la visión es el que nos permite realizar nuestra actividad con independencia y seguridad, es por ello que no hay que esperar a tener problemas para ir al especialista. Debemos realizar controles periódicos para confirmar que no hay ningún problema en curso y si no es así comenzar a tratarlo lo antes posible.

En los controles rutinarios realizamos anamnesis completa, exploración de la agudeza visual, estudio de forias y tropias, valoración de la tensión ocular, estudio de los párpados, del segmento anterior (conjuntiva, córnea, cámara anterior, iris, cristalino) de las vías lagrimales y del segmento posterior (retina y vítreo). En los casos necesarios  efectuamos pruebas complementarias  como ecografía, biometría, campimetría, topografía, etc.